Con el paso del tiempo, nuestra piel pierde volumen y la capacidad de generar ácido hialuronico, un componente esencial que aporta hidratación a los tejidos. Con la infiltración de Ácido hialuronico podemos conseguir reestablecer el volumen perdido y esa hidratación que nuestra piel necesita.